(502) 2203-2020 info@grupobisel.com

RESEÑA HISTORICA DE LA TIENDA DE BISEL

En el año 1975, Alvaro Aparicio Kepfer, trabajaba para FORMULARIOS ESTÁNDAR, S.A. como asesor de ventas. Los clientes asignados a su cartera ocasionalmente le solicitaban pequeños trabajos de impresión que la empresa por el tipo de maquinaria no podía elaborar y para satisfacerlos, recurría a la imprenta Ruiz, quien los imprimia y facturaba a precios competitivos.

Surgió en la mente de Alvaro, la duda de cuanto podía ganar la imprenta que le trabajaba y Marjorie su esposa le respondió: “Eso es muy fácil de averiguar, pongamos nuestra propia imprenta y así lo sabremos con certeza”.

Entre los clientes de cartera asignada a Álvaro, se encontraba Fernando Ibarguen Fortuny del Grupo Cantel, platicando de la idea de la imprenta les surgió la inquietud de asociarse para poner un negocio, así fue como se dio inicio. Fernando como socio, arriesgando su firma para obtener un préstamo de Q.18, 000.00 en el Banco Industrial, S.A.

Al contarle Alvaro a Marjorie lo platicado con Fernando, sin esperar formalidades de la sociedad procedió como buena emprendedora a alquilar un pequeño local ubicado en la Ruta 4, 5-74 Zona 4 ordenando la instalación de una persiana a la compañía Fersuc para reemplazar la puerta de ingreso.

Además indagó todos los procesos necesarios para iniciar a trabajar a la mayor brevedad posible, recibiendo la ayuda maravillosa de los señores Joge Tabuch (Distribuidora Fotografica) y Carlos Díaz Tres (Agencias Unidas de Guatemala)Q.E.P.D., Marjorie recibió de ellos todo el couching necesario para iniciar y por fin el día cinco de noviembre del año 1975, Bisel, S.A. abrió sus puertas al público.

En febrero de 1976, Guatemala sufrió la furia de un terremoto no siendo impedimento para seguir adelante, las instalaciones de Bisel fueron reparadas prontamente quedando listos para seguir en la batalla gracias a Dios los daños no fueron muy severos.

El primer trabajo que la empresa elaboró, fue para “Cofiño Stahl y Cìa. Ltda..” Dicha orden se imprimió en seis tiros diferentes en una prensa tipográfica Chandler, lo cual se constituyó en una verdadera epopeya, pero cumplimos satisfactoriamente con el cliente.

En el primer mes de labores, Bisel procesó 42 órdenes de trabajo llegando a procesar hasta 700 por mes durante 38 años de labores.

La era digital cambio diametralmente, las costumbres y la moda en la tarjetería por lo que se decidió suspender labores temporalmente.

Pasaron los años de ardua labor y Federico, el hijo de Álvaro y Marjorie, llegó a su mayoría de edad incorporándose como vendedor, realizando una excelente labor de ventas y con ello ayudando al crecimiento de Bisel. Con el correr del tiempo, comenzó a dedicarse a su propio negocio lo que lo obligo a independizarse, quedando de nuevo Alvaro y Marjorie solos.

En Octubre de 1994 se presenta la visión en el corazón de Marjorie en un nuevo proyecto, “La Tienda de Bisel” un concepto renovador en librería cristiana interdenominacional y después de mucha oposición para iniciar labores abre sus puertas al público el 12 de Octubre de 1995 la tienda de Bisel “Vista Hermosa” en zona 15.

El resultado fue sorpresivo, un éxito rotundo lo que motivo a abrir una segunda tienda, Bisel Las Américas en zona 13, ésta fu inaugurada el 17 de febrero de 1996, continuo en expansión y estas son las fechas de apertura de las siguientes tiendas: Condado Concepción el 15 de Diciembre del 2003, Peri Roosevelt 5 de enero del 2,009, Plaza Varietá 8 de febrero de 2014, Plaza Madero 13 de Noviembre del 2015.

En su inmensa misericordia y amor el Señor dio a Marjorie esta hermosa visión que ha venido sosteniendo las bases financieras de la empresa.

La empresa ha sido muy dinámica en su mercadeo y ventas, estando receptiva a solicitudes de Franquicias.

A través de las décadas de estar en el mercado hemos comprobado que nuestra clientela sabe reconocer la calidad y excelencia del buen servicio que Bisel ofrece al brindarnos su preferencia y de esta forma el crecimiento de la empresa, gracias a nuestros clientes a nuestro buen Dios.